Categorías:
Compartir:

Ayurveda, la salud es equilibrio

Ayurveda, la salud es equilibrio

El pasado 7 de abril celebramos el aniversario de la OMS y con él, el Día Mundial de la Salud. La OMS define la salud como:

«La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades»

Es una idea avanzada, integrativa y difícil de aplicar. ¿Cuántos podríamos decir que estamos sanos? Los que hemos estudiado Ciencias de la Salud sabemos que nuestros estudios – y después nuestros sistemas de salud – se centran principalmente en tratar la enfermedad. Llegar a ‘un estado de completo bienestar’ es algo que queda en nuestras manos, individualmente.

Ayurveda

Hace casi 20 años estaba en India, traduciendo las enseñanzas de un médico ayurvédico a un pequeño grupo de estudiantes. Como licenciada en Farmacia, había estudiado las plantas medicinales y tenía la idea – muy restrictiva – de que el Ayurveda era un compendio de prácticas de salud basadas en un sistema de fitoterapia.

Pero aquel profesor – licenciado en Medicina y médico ayurvédico por convicción – no hablaba de plantas medicinales, sino que combinaba en sus explicaciones conceptos tan dispares para mí como estado mental, alimentación, personalidad, sueño, sabores, clima…

En un descanso del curso, le pregunté: “Según el Ayurveda, ¿qué es la salud?”. La respuesta a esa pregunta fue mi puerta de entrada al Ayurveda.

Ayurveda es la búsqueda del equilibrio

“Imagina una mesa. El tablero de la mesa es tu salud. Está soportada en cuatro patas. Para que tu salud sea sólida y estable, las cuatro patas deben ser firmes y estar en equilibrio entre ellas. Esas cuatro patas son: tu alimentación, tu estado mental y emocional, tu estilo de vida y el clima o medio ambiente.”

El Ayurveda busca el equilibrio interior – el que resulta de cuidar la alimentación, el estado mental y un estilo de vida sano – y el equilibrio exterior, que resulta de adaptarnos bien a nuestro entorno, al momento del año y el lugar donde vivimos.

El propósito del Ayurveda es que ganemos independencia y nos responsabilicemos de nuestra salud. Primero debemos entender qué afecta a nuestra salud y después, saber cuidarla.

La ciencia de la vida

Mas tarde, aprendí que no hay normas rígidas. Si hay una regla de oro en el Ayurveda, es la flexibilidad: mantenerse abierto y hacer lo que es adecuado en el momento adecuado. Después de todo, la salud es un proceso que se desarrolla cuando nos adaptamos a los continuos cambios de la vida.

Ayurveda significa, literalmente, “ciencia o conocimiento de la vida”. Por eso el Ayurveda se refiere a sí mismo como algo más que un sistema médico, es una manera de vivir. Sin embargo, la OMS sí lo reconoce como la medicina tradicional de la India y desearía que se aprovechara su contribución potencial “a la salud, el bienestar y la atención a la salud centrada en las personas”.

Desde Ayurlab, queremos acompañarte en ese proceso que es la salud y darte herramientas y conocimientos, no sólo para prevenir la enfermedad, sino para que consigas un mayor bienestar, en todos los ámbitos de tu vida.

4. Mas huevos y pescado

Es el mejor momento del año para consumir huevos. La luz y las temperaturas más altas, estimulan la puesta y los huevos empiezan a ser más abundantes. Tienen algo de colesterol, sí, pero lo vas a necesitar para fabricar tu vitamina D. Y no se trata de añadir más huevos a tu dieta habitual, sino de tomarlos en lugar de carne. Además, un buen huevo ecológico no tiene grasas saturadas, será rico en omega-3 y en múltiples vitaminas. El resto es pura proteína, de la mejor calidad.

Otra fuente de proteína óptima en primavera es el pescado. Ahora abunda el pescado azul (boquerones y anchoas, sardinas, caballa, bonito, atún) y algunos mariscos (almejas, mejillones, navajas) ricos en omega-3 y ácido grasos insaturados.

5. Menos legumbre y menos cereal

Ahora puedes darle un descanso al páncreas. El otoño y el invierno han sido meses de mucha actividad, guardando azúcares para poder fabricar y almacenar grasa. Ahora es su momento de relax. No más sabores dulces, no más azúcares en nuestra dieta.

Las legumbres secas que nos han ayudado a resistir en la época de escasez ahora las podemos tomar en su versión más tierna: la vaina. Come habas tiernas (incluida la vaina, si es tierna), guisantes y tirabeques. También es un buen momento para tomar germinados.

6. Muévete al sol

El final del invierno es el momento de año en que más bajos son nuestros niveles de vitamina D y lo notamos incluso en nuestro ánimo. Es el momento de salir al aire libre y dejar que nos dé el sol sin la intensidad de la radiación del verano.

El ejercicio equilibra kapha y en esta época del año nos regenera, el cuerpo nos pide movimiento. Si nos hemos sentido perezosos durante el invierno, ahora queremos actividad.

Si ya estás en forma, puedes aprovechar para hacer ejercicio más intenso. Si empiezas ahora, elige paseos en la naturaleza, subir escaleras, evitar el autobús o el metro. En esta época, el cuerpo está más flexible y puede ser el momento ideal para empezar con el yoga o el tai-chi.

6. Apertura y buen humor

En primavera producimos más serotonina y vitamina D. Además, el sabor amargo de tus comidas de primavera estimulará el nervio vago y todo eso se traduce en menos estrés, más relajación, mejor humor, más ganas de socializar y mejor predisposición hacia lo nuevo. Es el momento de empezar nuevas actividades, aprender y conocer gente nueva. Nos abrimos al exterior.

Feliz Primavera!

Ver los productos de Ayurlab

  • Variaciones: 1 pack = 1 mes

    32,00 

    9% Off

    Añadir al carrito
  • Variaciones: 1, 3, 6 meses

    16,00 96,00 

    Seleccionar opciones
  • Variaciones: 1, 3, 6 meses

    19,00 114,00 

    Seleccionar opciones
  • Variaciones: 1, 3, 6 meses

    23,00 138,00 

    Seleccionar opciones
Ayurlab Marketing

Equipo especializado en tendencias y novedades para mantenerte informado.

subscribe to newsletter

Excepteur sint occaecat cupidatat no proident